Get Adobe Flash player

Jugadores: Alejandro (PT), Gonzalo, Adri M., Raúl, Maksym, Ángel, Hugo, Diego, Pau, Álex (C), Denis y José

Vamos a ver cómo analizar este partido que hemos jugado esta tarde, en el que se han dado tanto situaciones lamentables que no se deben permitir en un campo de fútbol en el que juegan niños de 8 años, como situaciones surrealistas por parte de una colegiada que se vio superada por la situación (lo cual puedo comprender) y que permitió jugadas extrañas que no se recogen en el reglamento. Esta semana habíamos trabajado bien el partido, sabíamos que el rival pondría el partido, pese a tener el resto de campos libres, en uno de los campos más pequeños que debe haber en Valencia, lo cual obviamente favorecía su juego de disparar a portería desde lejos y que a nosotros nos perjudicaba a la hora de combinar, salir por banda y hacer cambios de orientación. Las pautas eran claras, tapar su salida de balón, sabíamos que su mediocentro buscaba con pelotazos largos a su delantero, por lo que había que procurar que esos balonazos no llegaran con claridad a su destino. Además insistimos en no dejar girar a dicho delantero, pichichi de la liga y con mucha velocidad si le dejábamos encarar. Por último, en ataque, probamos a intercambiar las posiciones habituales, buscando arrastrar a su defensa y dejando huecos a su espalda.
Salimos jugando a lo nuestro y mejor que ellos, tratando de combinar por las bandas, dejando de cara si no podía avanzar y seguros atrás. Con nuestro dominio y sus primeras apariciones también en ataque, empezaron las primeras quejas hacia la árbitro desde el banquillo local y la grada situada a 1 metro del mismo. El partido se comienza a trabar, pero conseguimos ponernos 0-1 en una buena jugada en la que, el movimiento de apoyo y ruptura del que habíamos hablado antes del partido, hace que nuestro mediapunta aproveche el pasillo central a la espalda de su defensa y bata al portero. Aquí comenzamoa a ver una de sus grandes armas en un campo tan pequeño, el disparo desde el saque de centro. Desde nuestro gol la situación comienza a ser muy fea, con el entrenador rival y algunos aficionados locales que no paran de insultar a la árbitro, hasta que ésta decide expulsarlo (lo cual no sirve de nada porque se mete en la grada anexa a los banquillos y puede dirigir a los suyos y continuar poniéndola nerviosa). A partir de ahí, nuestros nanos se van totalmente del partido, con jugadas en las que están mirando a la grada en vez de al césped donde el balón continúa rodando y descentrados en la marca a los jugadores rivales. Nos consiguen remontar hasta ponerse 2-1 al descanso, yéndonos con la sensación de no entender qué está sucediendo.
En el descanso suceden varias cosas, primero llega un hombre que habla con la árbitro y ésta le deja ponerse en el banquillo (persona la cual tiene un buen comportamiento durante toda la segunda mitad). Por otra parte, centrándonos en el partido, conseguí tranquilizar a los nanos, tratar de que fueran ajenos a lo que sucediera fuera del terreno de juego y que fuesen a tope como al principio a todas las jugadas. Pocas instrucciones tácticas pude dar en los 2 minutos de los que dispusimos, ya que me centré más en el aspecto psicológico. El partido comienza con un gol desde medio campo en el que por altura no podemos hacer nada y además consiguen ampliar la ventaja con otro tanto en el que no cerramos bien la jugada y su delantero aprovechó su velocidad para sacar un pase de la muerte atrás que no perdonaron. Con el 4-1, pero con la mentalidad de jugar a lo nuestro y de luchar el partido pasase lo que pasase fuera, ha sido cómo ha llegado nuestra remontada. Tras su cuarto gol, y tras dos disparos nuestros al larguero, hemos decidido pagar con la misma moneda y disparar desde el saque de centro, consiguiendo recortar distancias. Es algo que en frío ya he comentado que no me gusta hacer y que podría haber actuado de otra manera, ya que nunca hacemos ese tipo de saque y primamos en tratar de combinar y aprender, pero en el contexto en el que estábamos y siendo conocedores de que teníamos un lanzador capaz de hacer gol desde ahí, en ese momento he reaccionando así, trataré de aprender también yo de estas situaciones. Ese gol nos ha dado el empujoncito que necesitábamos para creer en la remontada y así ha sido, nos hemos ido arriba, consiguiendo ponernos 4-3 y con la sensación de merecer el empate. Para entonces los ánimos fuera del campo eran bastante hostiles y seguían llegando protestas desde la grada. En ese momento, cuando teníamos cerca el empate se ha producido una jugada en la que, tras recibir una falta previa por empujón que no nos señalan, y tocar el balón con la mano pegada a la tripa y fuera del área, nos han pitado penalti en contra. Por suerte, nuestro portero ha acertado el lado y ha realizado un paradón, mientras que un central nuestro ha impedido que el rebote entrara. Tras esa jugada se produce el penalti que nos señalan a favor, siendo nuestro jugador derribado en un lateral del área por su portero. Aquí comienza otra de las situaciones más surrealistas del partido, entre las protestas de la grada y la imagen de varios niños rodeando a la colegiada por su decisión, hemos estado a punto de lanzar el penalti desde donde se había cometido en lugar del punto destinado para ello. Increíble pero cierto, la presión ya hacía tiempo que la había desorientado y creo, que en situaciones así, lo mejor es parar el partido, cosa que hubiese entendido siendo el resultado que fuese. Finalmente transformamos el penalti, empatando el encuentro y ganando confianza. Tras este gol, el partido continuaba siendo muy trabado y de juego muy directo por parte de ambos equipos, en el cual han salido beneficiados porque no es nuestro estilo de juego y nos han sabido llevar a su terreno. Así ha llegado el 5-4, en un gol en propia al tratar de despejar un balón que había llegado a tocar nuestro portero en el mano a mano. Tras este gol, ha habido un gol en propia portería faltando 7 minutos, pero esta vez a favor nuestra, gracias a la convicción de llegar a un balón que se iba al córner y del que no íbamos a poder sacar mucho. Con el 5-5 y faltando 5 minutos comienza a granizar, me pregunta a mí que qué hacemos... Le digo que es decisión de ella y decide seguir, comienza a caer más fuerte y prácticamente no se veía el balón, el campo estaba ya con una capa blanca y los nanos debajo del granizo, ahí sí le digo y le dice todo el mundo desde la grada que lo pare. Lejos de hacernos caso deja seguir y nos marcan el 6-5 desde la frontal en un balón que venía botando. Sacamos de centro, su portero nos hace un paradón a córner faltando 3 minutos y en ese mismo momento pita el final. Increíble.
La reflexión tras el partido es complicada. Es una situación en la que sales indignado, es lamentable ver cómo en este deporte, unos niños que van a jugar un partido tengan que vivir situaciones así, que no saben comprender bien. Es increíble ver cómo ha salido la árbitro, superada y asustada hacia su vestuario, redactando un acta en la que ha dedicado 40 minutos, siempre acompañada por gente del club local. Nosotros nos vamos con la sensación de que esto no era necesario, me dan igual los 3 puntos, el resultado hoy ha sido lo de menos, pero no puede ser que los niños disfruten más jugando con el granizo del suelo al acabar el partido que del propio encuentro, en el que estaban estresados. No sé la solución, pero sé que no queremos volver a jugar un partido en estas condiciones y si hay que abandonar el mismo se hará, porque al final olvidamos a los protagonistas, que hoy no han sido los niños de ambos equipos que han marcado los 11 goles, que están para APRENDER y DISFRUTAR, y como mi equipo no estaba haciendo ni una cosa ni la otra, la próxima vez no daremos pie a que se dispute el partido porque como ya he dicho los 3 puntos son lo de menos. Realmente es el peor momento que he tenido que vivir tanto de entrenador, como de jugador que yo recuerde y ojalá no se tenga que repetir. Solo me queda agradecer a los papás y mamás de mi equipo el saber estar, el no producir ninguna situación irrespetuosa y el aguantar co  los nanos el chaparrón (el de granizo y el que no) Pasemos página, sigamos a lo nuestro y sigamos mejorando y aprendiendo. Con ganas de que llegue el próximo partido, para el cual trabajaremos toda la semana y trataremos de recuperar las grandes sensaciones que teníamos durante estas últimas semanas, en un mes en el que hicimos pleno de victorias y en las que tuvimos momentos de muy buen juego. Ánimo a todos, seguimos... 1, 2, 3 UNIÓN!!!!

Jugadores: Tarek (PT), Gonzalo (C), Adri M., Adri R., Raúl, Maksym, Ángel, Pau, Hugo, Diego, Álex, Denis, Jeremy y José

Partidazo de los nanos contra el tercer clasificado, del que nos quedamos a 1 punto. Fue un partido en el que el rival estuvo muy bien también y en el que tuvimos que dar el máximo para lograr llevarnos la victoria. Antes del partido las consignas fueron las de tapar a sus extremos, los cuales hacían que en ataque cambiasen el sistema a un 3-1-3 prácticamente y, precisamente por ello, insistimos en salir rápido por las bandas tras recuperación, ya que les pillábamos adelantados y les costaba más bajar. Además insistimos en movernos sin balón, en no ser estáticos y en descargar de cara al compañero cuando no tuviésemos opción de avanzar.
El partido nos dejó una grandísima primera parte, haciendo mucho daño por las bandas, las cuales interpretaron bien la situación, además en ataque nos estábamos moviendo bien con y sin balón, lo cual al rival se le hacía complicado de defender. En defensa empezamos un poco más dubitativos, pero conforme avanzaban los minutos mostramos más seguridad, esto fue debido a que no entendimos bien su sistema al principio y sacaban siempre de zona a uno de nuestros centrales, dejando en situación de uno contra uno a su delantera y nuestro central. En cuanto a las ocasiones, nos fuimos al descanso con la sensación de merecer más, ya que tuvimos varios remates dentro del área que su portero, el cual hizo un partidazo consiguió salvar. Fue en una falta escorada donde conseguimos, tras repetirla por orden del árbitro y tener que cambiar de estrategia, rematar de cabeza a gol. Por último, antes del descanso, si su portero destacó el nuestro tampoco se quedó atrás, sacando un remate a bocajarro y un mano a mano que hubiesen supuesto el empate.
En el descanso felicité al equipo por cómo estaba jugando, estábamos jugando a un ritmo alto y tratando de pensar antes de quitarse el balón de encima. Habían dos aspectos a corregir tan solo, el primero era el defensivo, traté de explicarles cómo convertir esa superioridad numérica que nos hacían con sus extremos y recalcarles a cada posición como debíamos defender y cuál era la marca de cada uno. El otro aspecto a modificar era ofensivo y no era otro que el de buscar más el desmarque de ruptura hacia dentro del área, ya que tenían muy claro a qué jugador taparle el disparo de media distancia en todas las ocasiones, por lo que esos desmarques nos daban otra solución a la jugada y podía hacer que dudase su defensa. Tras el descanso, el partido se igualó más, pero salimos con buena intensidad y las correcciones defensivas para evitar sus superioridades fueron muy bien interpretadas por los nanos. Nos supimos poner el mono de trabajo y defender el resultado, pasando del juego más combinativo a jugar más al contraataque, no por que fuera una consigna nuestra, sino más bien por el mérito de un rival que ganó mucha presencia en zona de tres cuartos. Con ese 1-0 y esa igualdad, vinieron las dos jugadas clave que marcaron el partido. Un rechace favoreció que encontraran a su delantero, quedándose solo ante nuestro portero, se perfiló bien y buscó el palo largo en lo que parecía un gol que no era la primera vez que marcaba, pero el pie, la pierna, el brazo o todavía no sé con qué parte del cuerpo nuestro portero consiguió mandar a córner. Sacaron el córner, cogimos su centro lateral y montamos una contra en dos toques, el del saque que superó a su último defensa adelantado y el del delantero que la picó por encima del portero a su salida. Con el 2-0 ellos se volcaron arriba, dónde supimos sufrir, con una defensa y un portero que cortaban todos sus centros laterales y evitando sus golpeos de fuera. Nosotros nos dejamos ver a la contra en alguna ocasión y así concluyó un partido que ganamos con todo merecimiento.
Toca felicitar el gran trabajo de los nanos que creyeron desde el inicio en sus posibilidades, que trataron de hacer lo que habíamos hablado antes del partido y que supieron ir corrigiendo los errores y aprender de ellos para que no se nos escapara la victoria. 3 puntos que nos acercan a la tercera plaza y que nos dan el gol average en caso de empate, 3 puntos que tras los 4 grandes partidos de los 5 que habíamos jugado contra los rivales de delante nuestro, por fin sacamos y demuestran la gran evolución de los nanos y que nosotros también podemos ganar a cualquiera. Seguimos... 1, 2, 3 UNIÓN!!!!


MISLATA UNIÓN DE FÚTBOL

POLIDEPORTIVO MUNICIPAL "LA CANALETA"

46920 MISLATA  -VALENCIA-

mislatauf@mislatauf.com


HORARIO OFICINAS:

DE 18:00 a 21:00 horas.

Secretaria Tel.: Charo 646 201 078

charomislatauf@hotmail.com