Al inicio de esta temporada, desde la dirección deportiva, nos planteábamos como reto mejorar nuestra escuela partiendo de tres grandes dimensiones: la dimensión entrenador, la dimensión equipo, y la más importante para nosotros, la dimensión jugador.

     Como objetivo fundamental, nuestra propuesta siempre ha pasado por cuidar al máximo la formación de nuestros jugadores, tratando de que lo demás (equipo y entrenador) sea la consecuencia de lo primero. Sólo si somos capaces de hacer crecer a nuestros jugadores, podremos mejorar a nuestros equipos, y por ende, mejoraremos como entrenadores.

     La apuesta ha sido clara desde un primer momento: por un lado, apostar por un Modelo de Juego en el que el jugador sea el protagonista. Por otro, defender una metodología de trabajo basada en la comprensión del juego y en la toma de decisión del jugador. Y por último, inculcar unos valores acorde a lo que pretendemos como escuela y que giran en torno a tres pilares fundamentales: respeto, compromiso y máximo esfuerzo.

     Las metas a alcanzar han estado claras desde el primer momento. Pero una vez definidas, somos conscientes de que debemos visualizar el trayecto que debemos recorrer para alcanzarlas y dividirlo en etapas, marcando los objetivos en cada una de ellas. De igual modo, somos conscientes que sin la acción constante no lograremos ni tan siquiera acercarnos a nuestra meta final.

     En nuestra opinión, en estos momentos nos encontramos en una de estas etapas. Podemos afirmar, sin miedo a equivocarnos, que hemos logrado alcanzar la primera de ellas. Pues la escuela ha sido capaz este año de mejorar aspectos que pensábamos imprescindibles abordar de manera inminente: definir una línea de trabajo común a todos los equipos de nuestra escuela, mejorar y hacer crecer el nivel de competitividad en nuestro fútbol 11, fortalecer la relación de nuestros amaters con los equipos de nuestra escuela, definir más claramente el perfil de nuestros entrenadores en línea con el “sello” que pretendemos para nuestra escuela… Estos son sólo algunos ejemplos de esos objetivos que en nuestra opinión hemos logrado mejorar entre todos los estamentos de la escuela (dirección, técnicos, directiva y familias).

     Pero también somos conscientes de que nos queda mucho camino por recorrer. Y no somos conformistas. Partimos de una premisa para la temporada venidera: hemos cometidos errores. Hay cosas a mejorar, y no vamos a ignorarlas. No es nuestro estilo. Ni nuestra filosofía. Nuestros tres pilares para abordar esta mejora, los mismos: dimensión entrenador, dimensión equipo y sobre todo, dimensión jugador. Nuestras propuestas: seguir mejorando y perfeccionando nuestro Modelo; seguir definiendo cada vez más nuestro perfil de entrenadores y sobre todo, mejorar nuestra metodología de trabajo para que nuestros jugadores sean cada vez mejores en todos los ámbitos de la vida (futbolístico y personal).

     No he mencionado en estas líneas nada referente a los resultados obtenidos por nuestros equipos esta temporada. Y no es que se me haya pasado. Simplemente es cuestión de sentido común (ya hablábamos de este concepto en otro artículo anterior en esta web). Porque no dudo que compartirán conmigo que es muy complicado destacar un ascenso de un equipo por encima de conseguir hacer futbolistas a un grupo de niños, o de hacer crecer como personas a otro grupo, o de hacer disfrutar día tras día y entrenamiento tras entrenamiento a otro. En nuestra propuesta todos estos objetivos están integrados en la misma categoría y en el mismo nivel. Y luchamos cada día para alcanzarlos. Y no sólo con palabras, sino sobre todo con hechos.

     Por lo tanto, volveremos a poner el “listón” una vez más muy alto y trataremos de pasar por encima de él. Ese sí es nuestro estilo. No puede ser de otra manera. Pues sabemos que hoy en día “ningún rendimiento por debajo del muy bueno es recompensado”. Y sí, ya lo sabemos, no es necesario que nos lo recuerde nadie: la vida castiga duramente a los que únicamente hablan, fingen o pretenden y, en cambio, colma de recompensas a los que actúan, se transforman y crecen. Tomamos nota.

      Felices Vacaciones !!
 Director Deportivo Mislata U.F.